Mira el futuro con esperanza

“La esperanza es lo último que se pierde” dice un dicho muy coloquial, ¿verdad?. ¿Sabes cual es el origen de la palabra esperanza? Viene del latín sperare … esperar.

Cuando tienes esperanza en algo o en algo sencillamente esperas recibir, tener, lograr, cambiar, solucionar aquello que te preocupa o es importante para ti. La esperanza te ayuda a perseverar para lograr aquello que tú deseas. En cambio si pierdes la esperanza … sencillamente tiras la toalla y dejas de avanzar.

La vida de cada de nosotros, la tuya y la mío también, son periodos intercalados de tranquilidad y bienestar junto con sufrimiento y dificultades, ¡es la vida, sin más!. Pero cuando llegan los momentos difíciles y la tristeza, la ansiedad, el sufrimiento, la incertidumbre están presentes es mucho más complicado mirar más allá y seguir avanzando. Aquí es donde cierto grado de optimismo y esperanza pueden ser tus grandes aliados para poder dar un pasito más y avanzar.

Vivir con la esperanza que tus problemas actuales se van a solucionar como tú quieres igual no es realista, porque no siempre las cosas se resuelven como tú deseas, ya que no todo depende de ti.  Así es que cuidado con el auto engaño hasta el infinito. En ocasiones tienes que hacer un gran ejercicio de equilibrismo entre aceptar la realidad y mantener la esperanza. ¡¡Difícil lo sé!!. Pero fíjate si tienes años para practicar y perfeccionarte.

Te pongo un ejemplo. Manuel rompió con Elena hace 1 año. Elena no se lo esperaba. Los últimos 12 meses vive con la “esperanza” que Manuel cambie de opinión, es lo que más desea en este mundo.

¿Crees que vivir con esa esperanza ayudará a Elena a avanzar en su vida? Elena no acepta la realidad porque esta realidad duele. Así es que pensar en un posible futuro con Manuel le ayuda en el presente a mitigar el dolor de la pérdida. Pero solo le calma unos instantes. Así es que esta falsa esperanza que cultiva Elena, no es constructiva, es puro engaño.

¿Qué podría hacer Elena?

  1. Aceptar la pérdida de Manuel.
  2. Vivir con la esperanza que en el futuro pueda encontrar otro persona maravillosa con la que compartir su vida.

Conclusión:

  1. Si depende de ti y crees que hay posibilidades de cambio, la esperanza será un gran aliado para seguir perseverando en el camino. Lucha por ello.
  2. Bien dependa o no dependa de ti pero NO hay posibilidades de cambio, es preferible que aceptes la realidad.

Y a partir de ese momento vive con la esperanza que mañana, pasado, o en el futuro irá  mejor.

¡Feliz día!

Nayra

Vivir con la esperanza de que el futuro puede ser algo más reconfortante que la situación actual puede ayudarte a sobrellevar el dolor que te está ocasionando tu problema.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*