365 días 365 agradecimientos 2018

La semana pasada te invita a conectar con todos aquellos momentos que formaron parte de tu 2017 y por lo que te has sentido agradecido o agradecida. Si habitualmente no haces ese ejercicio de agradecer las pequeñas cosas que aportan valor en tu día a día, es probable que te haya resultado complicado conectar con ellos o incluso recordarlos. Es posible que solo vengan a tu memoria los momentos más “gloriosos” pero no lo olvides nuestro objetivo no son esos momentos sino aquellos pequeños y cotidianos que pasan más desapercibidos pero que contribuyen a dar sentido a tu vida cotidiana.

Así es que si has hecho el ejercicio de “me siento agradecida a la vida en el 2017” de golpe no hagas demasiado caso al resultado final ya que está distorsionado por la manera de recoger esa información..

Para que esto no te vuelva  en el 2018 y ahora que estamos a principio de año te invito a que empieces desde YA.

365 días 365 agradecimientos

En un primer momento pueden parecer muchos …el número retumba en la cabeza pero si lo piensas fríamente no es tan difícil. ¿Crees que no existe una sola cosa por la que sentir agradecido a diario? Ya verás que cuando le cojas el gustillo, te sorprenderás y comprobarás la cantidad de pequeñas pero grandes cosas que suman en tu día y te ayudará de forma muy poderosa a equilibrar esa balanza de la vida que de vez en cuando va de lado a lado y que a todos se nos desequilibra. Descubrirás y valorarás más si cabe la parte más amable de tu vida.

¿Cómo puedes ser más agradecido los próximos 365 días?

Como con  muchas cosas que haces a diario primero tienes que adquirir el hábito diario. Te dejo unos pasos que quizás puedan ayudarte a instalarlo:

1. Busca el momento del día que sea más cómodo para ti. Yo lo hago a primera hora del día, antes de comenzar con la vorágine diaria pero quizá para ti sea más cómodo plantearlo al final del día. Lo que tiene que ser es un momento relativamente tranquilo, las prisas no ayudan para conectar con la parte más amable de tu día a día.

2. Intenta durante un tiempo que siempre esa hora. Para poder instalar un hábito es importante crear esa rutina.

3. Agendalo: Igual que poner las citas del médico, la reunión con tal, la comida con cual. Registras en tu agenda aquello que es importante para ti y no quieres olvidar. Esto tiene la misma categoría. Puedes reforzarlo con una alarma en caso de saltarte tu “momento agradecimiento”.

4. Es posible que tu estado de ánimo te juegue malas pasadas. Cuando estás enfadado, preocupado o triste es muy costoso conectar con aquello aporta bienestar en tu vida y por la que sientes gratitud. Te invito a que lo hagas igualmente. Por experiencia se que son momentos en lo que uno está tentado a tirar la toalla. ¡No lo hagas! Te sugiero que a pesar del malestar trates de hacer el ejercicio.

5. Utiliza una agenda anual o escolar, una libreta bonita o tu dispositivo móvil pero que sería estupendo es que si logras instalar tu hábito, al final del año tengas recopilado todos tus agradecimientos.

6. Registra una cosa por la que te sientas agradecido …. o más! Con el paso del tiempo te irás sintiendo más cómodo y aparecen más cosas en tu lista. Se generoso con tu vida y añade todo lo que consideres cada día si así sientes gratitud por ello.

No tienen que ser originales, la vida cotidiana tiene poco de original en su mayor parte pero no por ello es menos valiosa. Y si lo consideras …¡repite!.

7. Mientras escribes aquello por lo que te sientes agradecido me gustaría que te pararas a pensar, ¿ cómo me siento AHORA mientras revivo este momento? No olvides  ser consciente de esas emociones agradables. Para ello tienes que disponer de un poquito de tiempo,10 o 15 minutos. Conectar con esas emociones y sentimientos son los que te ayudarán a reforzar la idea de volver a repetir cada día este nuevo hábito a pesar de las dificultades de tiempo o anímicas. ¡Recordar que después de hacerlo te proporciona cierto bienestar!.

Ya sabes lo que siempre te digo, tu vida es tu responsabilidad y tu bienestar emocional también. Así es que enmarca este sencillo pero potente ejercicio dentro de tu plan de autocuidado. Si eres constante y dejas que cale disfrutarás de sus garantizados beneficios.

¿Te atreves a practicar el agradecimiento a diario?

Si todavía no te ha quedado claro porqué razón es beneficioso para ti y para la gente que te rodeo el que practiques el agradecimiento, te dejo un post antiguo que escribí y donde desglosé algunos motivos. Quizá te sientas identificado con alguno de ellos. Haz CLICK CLICK  6 pasitos para practicar el agradecimiento a diario

¡Feliz día!

Nayra

 

 

Agradecimiento-psicóloga-benimaclet-nayra-santana

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*