enfado-ira-pensamientos-emocion-psicologa-nayra-santana

Cuando te enfadas, ¿qué piensas?

Como bien te conté en el lunes de la semana pasada voy a continuar compartiendo contigo todo aquello que se sobre la emoción de la ira o enfado, como mejor quieras llamarla. Como siempre te digo dentro del proyecto “Tus Emociones de la A a la Z” el autoconomiento emocional te ayudará a gestionar mejor tus emociones y en consecuencia equilibrar aquello que a buen seguro, de vez en cuando, se desequilibrará, como humanoide que eres ;)). Así es que en el post de esta semana abordaré de forma más específica cuáles son los tipos de pensamiento, de forma genérica, tanto tú como yo, como seres humanos que somos, tenemos cuando nos enfadamos. Así cuáles son las situaciones más habituales y más rutinarias ante las que sueles reaccionar con enfado.

En siguientes post escribiré con más detalles sobre como te sientes física y emocionalmente cuando te enfadas, y cual es el abanico de conductas físicas y verbales de enfado que adoptas, qué consecuencias tiene en tu vida, y qué puedes hacer para reconducirlas. 

Pero ahora vamos a lo que vamos … primera parada … cuáles son las situaciones que te enfadan. ¿Te animas a seguir leyendo? Acompáñame y no te arrepentirás.

 

¿Qué situaciones te enfadan?

Antes de entrar en el detalle de las situaciones que pueden enfadarte, quiero recordarte, como he hecho en muchos de mis post anteriores cuando he “destripado” otra emoción como es la tristeza o la ansiedad, que las situaciones o circunstancias externas o internas NO DETERMINAN lo que tú piensas, lo que sientes o tu conducta. Las situaciones pueden influirte pero nada más.

De ahí que ante la misma situación NO todas las personas reaccionemos de la misma manera. Lo que marca la diferencia no es la situación sino como TÚ LA INTERPRETES, es decir, TU PENSAMIENTO. Luego acudiremos a él.

 

enfado-ira-pensamientos-emocion-psicologa-nayra-santana

Como bien nos indica un gran investigador en la emoción del enfado o ira como es Raymond Tafrate casi cualquier situación es suceptible de poder enfadar solo deben cumplirse dos características. En primer lugar, que la situación tenga una naturaleza negativa o aversiva, parece obvio, y en segundo lugar, lo inesperado de la situación. Pero en ningún caso tienen que darse las dos de forma simultanea.

Antes de entrar en detalle, y aunque te parezca sorprendente, las situaciones que generalmente enfadan de forma más habitual son aquellas relacionadas con personas que conoces o con las que tienes más o menos relación, así como la naturaleza rutinaria y “habitual” de las mismas. Claro que situaciones extremas de violencia enfadan , por supuesto, pero por suerte no representan las situaciones más frecuentes, son más excepcionales. Y además estas por el nivel extremo son más “fáciles” de identificar.

Vamos a por la lista de situaciones que te pueden enfadar o hacer sentir ira:

1.Situaciones verbales:

  • Recibir del exterior palabras  que hieren bien directa porque van dirijas a ti como persona o bien indirectamente porque van destinadas a personas o grupos que tú estimas o con lo que te sientes identificado por alguna razón, en formato insulto, desprecio, ofensa. Por ejemplo: “Eres un tal …”, “Tu hermano es un cual …”.
  • La fina línea de las bromas … o en alguna ocasión “bromita pesada” . ¡¡Ojo con ellas !! Elige bien la persona y el momento.
  • Recibir noticias inesperadas y negativas que afectan a tu vida. Por ejemplo: no te conceden el préstamo solicitado, no puedes irte de vacaciones cuando tu esperabas, suspendes un examen que creías aprobado.
  • Que los demás te critiquen por tu comportamiento, por tu ropa, por tu forma de hablar, por tu trabajo … por cualquier cosa. Por ejemplo: “No me gustan tus pantalones”, “No está bien lo que le has dicho a tu hermana”, “El informe no está bien redactado, hazlo de nuevo”.
  • Afrontar permanentemente las quejas recurrentes de los demás…producen mucho hartazgo e impaciencia que puede llevar a cierta irritación o incluso mucho enfado o ira, dependiendo del nivel de la queja y la de la frecuencia. ¿Te ha pasado alguna vez?

2. Situaciones  de movimiento:

  • Empujones: te has encontrado en alguna ocasión yendo por la calle o en transporte público que te han empujado, aunque sea sin querer, y ni se han girado para disculparse? ¿Cómo te ha sentado? Quizás en alguna ocasión hayas pasado del tema pero otras … es posible que te hayas irritado un poquito, ¿si?.
  • Que no respeten tu espacio vital: ¿qué es eso de “espacio vital”? Ese espacio invisible que tienes alrededor de ti y que solo reservas para personas de cierto nivel de intimidad permitiendo su aproximación. Esto puede ocurrirte en el transporte público o en la playa, donde a pesar de que haya sitio suficiente para que “corra el aire”, un desconocid@ se pone demasiado cerca y te invade. Yo tengo que confesarte que a mi me irrita que invadan mi espacio vital en la playa. Pienso: “Si tiene 200 metros para estar lejos de mi, ¿por qué razón se sienta casi en mis rodillas?” ( ya puedes comprobrar que me irrita … porque exagero un poco).
  • Que te sujeten o bloqueen todo tu cuerpo o solo alguna parte del mismo contra tu voluntad aunque sea aparentemente en broma.
  • Que te escupan, arrojen algo o te golpeen … y un sinfín de conductas violentas más:estas son situaciones muy extremas que implican por regla general un gran nivel de enfado ya que representan un agresión clara y directa a tu persona. Y no olvides, como te decía en el primer post sobre el enfado, la primera función de la emoción es:
El #enfado te ayuda a luchar ante una situación de amenaza REAL. Click Para Twittear

3. Situaciones que observas a tu alrededor y que no tienen que ver necesariamente contigoen esta categoría podría poner una lista infinita de situaciones que te podrían hacer reaccionar. Desde injusticias cometidas a desconocidos por la calle, noticias en los medios de comunicación, conductas de maltrato a personas que ni siquiera conoces, maltrato a los animales, que te adelanten indebidamente por la carretera o simplemente te piten…¿te has parado a pensar las reacciones tan viscerales que tenemos cuando nos ponen un volante en las manos?. ¡¡Nos transformamos!!.

4. Situaciones ambientales:

  • Las condiciones metereológicas más extremas pueden producir cierto nivel de enfado en las personas: es un gran componente subjetivo ya que no a todas las personas perciben la temperatura exterior de la misma manera. A mi personalmente, el calor me encanta pero en cambio, tú puedes sentir cierto grado de irritación cuando te sientes sudoroso y acalorado en pleno verano.
  • Los ruidos externos: aunque el ser humano, tú incluido, tiene una gran capacidad de habituación a los ruidos externos, algún ruido en concreto en alguna situación particular como durmiendo la siesta o por la noche, o tratando de concentrarte en el trabajo o estudio, pueden producir cierto nivel de irritación…¿te ha pasado alguna vez? A mi si …sobre todo verano que tienes todas las ventanas más abiertas y se escucha absolutamente todooooo ;)) .
  • El cansancio físico o la falta de sueño: cuando tu cuerpo no está con la energía adecuada hay personas que son más suceptibles de enfadarse. Quizás no sea tu caso pero es importante que conozcas estas variables por si convives con personas que si le afectan y te puedan a ayudar a entender que les ocurre.

enfado-ira-pensamientos-emocion-psicologa-nayra-santana

Cuando estás enfadad@, ¿qué piensas?

Ya sabes por otros artículos  que tus pensamientos son tu forma ver, de interpretar todo lo que ocurre a tu alrededor. Seguro que ya te habrás dado cuenta que te pasas, nos pasamos, todo el día parloteando por “ahí arriba”, unas veces de forma consciente y otras inconscientemente. Unas veces con pensamientos saludables y ajustados a la realidad, y en otras ocasiones …con pensamientos menos realistas, menos útiles y algo desproporcionados.  ¡¡Si, si .. a todos nos pasa !!.

La emoción del enfado o la ira no es diferente a las demás. Sus pensamientos son muy característicos. Cuando tú te enfadas, expresas tu enfado de una forma muy características con tu vocabulario, expresiones etc. Pero al margen de la forma de expresión verbal, los pensamientos de enfado se pueden clasificar de diversas categorías. Poder organizar los pensamientos en categorías te puede ayudar a identificar cuáles son más habituales en ti.

Vamos a por la clasificación:

1.- Malinterpretar acontecimientos externos de forma muy exagerada: “Mariló es una inútil, no sabe hacer nada”, “Es intolerable que suspendas”,”Cómo se atreven hacerme esto a mí, es inadmisible”, “Es injusto que despidan a esas personas de la empresa”. 

2.- Horribilización: es una forma de exageración  de lo horrible o negativo que interpretas una situación empleando un lenguaje extremo del tipo. “es una catastrofe”, “es horrible”, ” es tremendo”, “es espantoso” … y todos los posibles sinónimos que puedas encontrar.

3.- Baja tolerancia a la frustración: los problemas son inherentes a la condición humana. No es posible que vivas “eternamente” sin ellos, no es cuestión de justicia o injusticia, de que te lo merezcas o no, de que seas o no una buena persona … sencillamente forman parte de la vida. Y tienes que aprender a lidiar con ellos y tolerarlos. De lo contrario cuando interpretes estas situaciones de forma ” insoportable, intolerable, inguantable, insufrible” es más fácil que no te sientas capaz de afrontar la situación y te frustres. Y la frustración por no alcanzar la meta u objetivo previsto te lleva al enfado.

4.- Alto nivel de exigencia: creer que las otras personas “tiene que”, “deben” , “es su obligación” hacer las cosas de determinada manera y si no lo hacen es porque “no les da la gana”. Puedes caer en la tentación de pensar que: “Mi mujer tiene la obligación de agradecer todo lo que hago por ella”, “Debes cambiar de rutina ya”.

 

enfado-ira-pensamiento-emocion-psicologa-nayra-santana

5.-Hacer evaluaciones negativas hacia los demás: lo que se entiende por insultos …“inútil”,”imbécil”, “burro”,”torpe” y todo tipo de palabras más subiditas de tono. ¿Te has encontrado en alguna ocasión con el volante entre las manos y soltando alguna que otro palabra fuera de lugar? Sobre todo cuando nadie te está escuchando.

6.- Hacer evaluaciones negativas hacia ti mism@: además de ser capaz de insultar a los demás, también puede hacerlo a ti mism@. Podemos verter sobre nosotros mismos todo tipos de críticas.

Ahora ya sabes un poquito mejor cuales son las categorías más habituales donde puedes encajar los pensamientos de enfado o ira que tienes. En el post de la próxima semana te contaré como esos pensamientos de enfado o ira te hacen sentir física y emocionalmente. ¡¡Nada es casualidad, todo está conectado!!

¡Feliz comienzo de semana!!

Psicologa_Nayra_Santana_Firma

 

 

 

el-mundo-de-nayra-psicologa-nayra-santana

Fuente Bibliográfica

Tafrate.R, Kassinove.H (2005).”El manejo de la agresividad”.Ed Desclée de Borouwer.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*